24 febrero, 2012

Hideout.



Conocí una vez un lugar que muchos desconocían. Lo supe por como me encontré aquel panorama. No fue por casualidad, la curiosidad me llamó aquel día. Bueno, la curiosidad y la falta de cosas con las que entretenerme y pasar el rato. Cuando pisé aquella peculiar habitación por primera vez, mis ojos buscaban luz. La que reinaba allí era tenue en su mayor parte, y mi mano palpaba la pared por acto reflejo con el fin de descubrir un interruptor que más tarde pude comprobar que estaba estropeado. Por suerte, era de día. Gran parte de lo que allí había estaba al alcance de mi vista. Me aventuré, con cautela. Se me hacía tan familiar, hogareño. Eso es, hogareño. Parecía como si hubieran desaparecido de repente las personas que habitaban en el lugar. Todo estaba tal cual lo habían dejado. Había sillas en torno a una mesa, algunos cacharros vacíos y sucios, cuadros colgados de las paredes, armarios abiertos. Sin embargo, pensé luego que habría pasado mucho tiempo, aquella era una casa antigua y deteriorada. No sé por qué deparé en esa habitación en concreto, pero algo significaría. No solía ni suelo creer en que todo tenga un sentido en la vida, pero en aquel momento mi estúpida fe aumentó.
¿Dónde había visto antes una cosa similar? ¿Es que acaso había ido antes allí? La respuesta era un claro no.
Pensativa, me acerqué a una de las sillas. Aquel lugar me reconfortaba, eso era lo único que podía ver con claridad. Y cuando pensé en la claridad, me di cuenta de que la luz comenzaba a cegarme.Y era la misma luz tenue que había cuando entré, pero entonces me pareció demasiado fuerte. Me levanté y cerré la única ventana que vi, sin poder evitar que las bisagras se quejaran por su repentino cambio de posición. Había acertado, llevaban mucho tiempo de esa forma. Volví a la silla, y me acomodé como pude. Cerré los ojos.
Reinaba la oscuridad. Ahora estaba mejor. Mi 'yo' interior me susurró un gracias que sólo yo pude oír.
                                                      sonreí amargamente.


PD: Podría haber sido una entrada mucho más larga, quien sabe... pero decidí ponerle el punto y final. La foto que acompaña al texto fue sacada en Macayo, el barrio de mi abuela, en una vieja casa abandonada, con mi nueva Canon. Soy toda una principiante todavía, pero me gustaría aprender cosas nuevas^^

5 comentarios:

  1. Me encantó.

    Espero que progreses mucho con esa EOS 500D y poder ver fotos tan bonitas como estos textos :)

    ResponderEliminar
  2. Ayyy, tía tú siempre haciendo el esfuerzo de leer las entradas jaja. Muchas gracias mona!! Ojalá pueda llegar a sacar fotos tan bonitas como las suyas. <3

    ResponderEliminar
  3. Alguien que sigue tú blog13/5/12 22:25

    Hola!! He ido leyendo tus entradas, y he de decir que me gusta mucho como escribes, tú imaginación y el saber escribir. Podrías hasta hacer como un cuento, es decir, que cada entrada fuese un capitulo, ¿porque no lo pruebas? Seguro que te quedaría bien, y si ya gusta lo que has ido escribiendo, imagínate con eso :D

    ResponderEliminar
  4. Hola! Jaja, sinceramente creo que me costaría más que una entrada normal y corriente. Las entradas han sido arrebatos, mientras que la historia es más currada.
    No estaría mal probar:P
    Muchas gracias:) quién eres?

    ResponderEliminar
  5. Alguien que sigue tú blog18/5/12 21:46

    mm.. entiendo, y sí en parte tienes razón jaja pero pruebalo, seguro hasta te sorprendes de ti misma, además, en alguna entrada en cierto modo, ya lo has hecho :)
    No te conozco, ni tú a mi jaja, ¿sabes cuando buscas una imagen, le das, a veces te lleve a la pagina que pertenece? pues así encontré tú blog jajaja Cuidate!

    ResponderEliminar